cansada

Bueno…vamos a ser más positivos porque “el pensamiento crea materia” y queremos salir de este momento vital vencedores! Por lo tanto para empezar con buen pie debemos pensar que esta vivencia es una maestría que nos ha puesto la vida. La enfermedad como camino:

¿Qué nos quiere decir nuestro cuerpo cuando hace un parón semejante?

¿Por qué ha tenido que gritarnos de esa manera?

¿Qué debemos resolver antes de seguir adelante?

Vamos a ponernos en antecedentes…¿os reconocéis en estos síntomas?

  • Estrés continuado en el trabajo
  • Ansiedad generalizada.
  • Crisis de angustia o de pánico.
  • Conflictos emocionales o relaciones tensas con la pareja, familia, amigos…
  • Cambios de estado de ánimo (depresión)
  • Sueño irregular o deficiente.
  • Infecciones continuas por hongos tipo Cándida
  • Intestino permeable o mala digestión
  • Problemas tiroideos (sobretodo tiroiditis de Hashimoto)
  • Menopausia o cambios en el ciclo menstrual
  • Energía baja/Fatiga crónica
  • Fibromialgia
  • Mareos al levantarse
  • Arrugas y canas prematuras
  • Ojos sensibles a la luz (natural o artificial)
  • Asma, alergias
  • Dolores en músculos y las articulaciones
  • Hipoglucemia (dificultad para regular el azúcar en sangre)
  • Disminución del deseo sexual
  • Aumento de peso (sobretodo en abdomen)
  • Palpitaciones
  • Tremor en manos, piernas..
  • Sodio bajo en las analíticas

Una fiesta, ¿verdad? Pues aún hay más…

Síntomas Detallados

(sacados del blog www.evamuerdelamanzana.com)

Patrones de Energía y de Sueño

  • Bajones de energía a primera hora la tarde, seguidos de un aumento de energía a última hora.
  • Cansancio habitual por la noche, pero resistencia a acostarse, y posteriormente sentirse muy despierto en la cama.
  • Te sientes agotado en la cama, pero la cabeza no deja de darle vueltas a las cosas.
  • Dificultad para dormir, despertarse alrededor de las 2:00-3:00 de la mañana.
  • Insomnio severo
  • Dormir durante largos periodos (10 horas o más) pero aún así con dificultad para levantarse por la mañana.

Síntomas Emocionales y Mentales

  • Ansiedad, a menudo sin razón aparente.
  • Ataques de pánico.
  • Depresión (desde leve a severa). En su peor estado puedes sentirte atrapado y sentir que el mundo estaría mejor sin ti. Si tu depresión ha llegado a este punto deberías buscar ayuda profesional inmediatamente.
  • Falta de memoria a corto plazo y falta de concentración.
  • Falta de motivación.
  • Pesimismo, autosugestión negativa, sentir que no puedes confiar en nadie. También puede presentarse como una sensación de que nada va bien o que nada importa. Según van empeorando los síntomas, estos sentimientos pueden inmovilizarte, haciéndote pensar “¿y qué más da?”.
  • Falta de autoestima y pérdida de confianza.
  • Emociones “anestesiadas”, sin embargo con la lágrima fácil.
  • Lentitud y torpeza de pensamiento.
  • Dificultades de dicción, arrastrar las palabras. Puede mejorar después de un estimulante como el café.
  • Irritabilidad, ira, tensión. En las etapas finales puede convertirse en estallidos y discusiones fuertes en casa y en el trabajo.
  • Hipervigilancia (reflejos muy rápidos). Sobresaltarse o asustarse con facilidad.
  • Temblores al encontrarse en una situación de estrés.
  • Preocupaciones constantes.
  • Aislamiento, resistencia ligera a socializar, evitar interacciones con otros.
  • Falta de paciencia severa.
  • Tendencia a la adicción (fumar, alcohol, sexo, internet, etc.)
  • Pesadillas.

Síntomas Digestivos y de Eliminación

  • Estreñimiento, normalmente en las primeras etapas.
  • Diarrea ocasional, especialmente en las etapas finales.
  • Deposiciones de color beige claro.
  • Orinar con mucha frecuencia, y poco después de beber.
  • Síndrome del colon irritable.
  • Distensión abdominal, gases, retortijones.
  • Alimentos sin digerir.

Piel, Cabello, Dientes, Huesos, Uñas, Muscular

  • Pérdida de pelo en piernas, brazos, cabeza y parte exterior de las cejas.
  • La piel parece más envejecida de lo que debería para tu edad.
  • Te salen cardenales con facilidad.
  • Calambres musculares.
  • Dolor muscular.
  • Dolor lumbar.
  • Debilidad muscular, cansancio en las piernas al subir escaleras.
  • Puntos blancos en las uñas.
  • Bruxismo, apretar o rechinar los dientes mientras se duerme.
  • Dolor en la mandíbula.
  • Reducción de la densidad ósea.
  • Rigidez en el cuello.
  • Pérdida muscular.
  • Canas prematuras.
  • Dolor de huesos.
  • Dolor y rigidez en articulaciones.
  • Despertarse con las manos dormidas.
  • Deshidratación.
  • Sudoración excesiva con poca actividad, sudores nocturnos.

Temperatura Corporal, Exposición al Calor y al Frío

La intolerancia a las temperaturas y temperatura corporal baja suelen ocurrir en las fases finales.

  • Temperatura corporal baja.
  • Incapacidad para aguantar temperaturas bajas. Tienes frío cuando otros no lo tienen.
  • Manos y pies fríos.
  • Intolerancia al calor.

Sensibilidades Alimentarias, Hipoglucemia, Antojos

  • Antojo de salado, se experimenta en prácticamente cada grado de fatiga adrenal.
  • Pérdida de apetito.
  • Hambre exagerada, con hambre incluso después de comer.
  • Hipoglucemias.
  • Sensibilidades alimentarias.
  • Antojo de chocolate y dulces.

Problemas Respiratorios

Si hace tiempo que te encuentras en un estado de estrés crónico, es probable que tengas síntomas de hiperventilación subconsciente crónica, causada por el estrés.

  • Sentirse sin aliento.
  • Frecuentes suspiros y bocanadas de aire.
  • Asma

Ojos, Oídos, Nariz, Garganta

  • Sensibilidad a la luz, mala visión nocturna.
  • Ver manchas flotantes en los ojos.
  • Visión borrosa o dificultad para enfocar la vista.
  • Miopía.
  • Ojeras.
  • Dolor de garganta.
  • Tinnitus, zumbido en los oídos, acúfenos.

Otros Síntomas

  • Falta de libido.
  • Mareos, pérdida de equilibrio, mareos al ponerse de pie.
  • Palpitaciones, ritmo cardiaco acelerado.
  • Tensión baja, pero puede dar picos o estar descompensada en momentos de ansiedad.
  • Dolor sordo o agudo en la zona de las glándulas suprarrenales.
  • Sensibilidades ambientales, reacciones frecuentes a perfumes, polvo, etc.
  • Aumento de volumen en la zona del flotador.
  • Inflamación.
  • Infecciones crónicas.
  • Alergias respiratorias y/o cutáneas.
  • Mastopatía fibroquística.

Ahora os queda claro, ¿verdad? ¿O quizás estáis más asustados? Pues sigamos:

 

 

¿Pero qué es la FATIGA SUPRARRENAL?

fatiga

Profesionales de la salud y médicos utilizan el término fatiga suprarrenal (Fatiga Adrenal), o más correctamente llamada disfunción del eje hipotalámico-hipofisario (pituitario)-adrenal (eje HPA), para describir el estrés sin control que envejece el cuerpo, termina en una fatiga extrema y en enfermedad incapacitante.

La disfunción del eje HPA, es un nombre alternativo al Síndrome General de Adaptación. Pero también existen otros nombres para la fatiga crónica y enfermedad resultante del estrés crónico: Síndrome de Fatiga Crónica, Burnout Syndrome, Trastorno por Estrés Postraumático. Lo que podéis observar es que es una patología global en la que hay que intervenir de forma global. No podemos actuar localmente tomando hoy unos antidepresivos, mañana unos antiinflamatorios y pasado unos corticoides. Hay que atajar de raíz e ir al núcleo del problema, el cual mucha sveces es de origen emocional aunque podamos reforzarnos con una alimentación y una suplementación adecuada.

Las glándulas suprarrenales son dos pequeñas glándulas que se sitúan en la parte superior de los riñones. Los cuales bombean hormonas reguladoras, ayudando al cuerpo a adaptarse al estrés.

Estas hormonas son el cortisol y la adrenalina, que elevan la glucosa en sangre, activan los músculos del cuerpo, y envian oxígeno al cerebro. En un momento de extrema necesidad, las hormonas del estrés activan la respuesta de lucha o huida, te mantiene en vilo y listo para la acción.

Las hormonas del estrés (el cortisol y la adrenalina) también debilitan el sistema inmunológico, detienen la regeneración de tejidos, y obstruyen la función digestiva. Cuando el estrés es continuo (bajas hormonas de tiroides en especial baja T3) se convierte en un problema muy serio pues puede debilitar las glándulas suprarrenales ya que éstas no pueden seguir con la demanda de hormonas, lo que provoca que la producción de cortisol disminuya drásticamente, llevando al cuerpo a experimentar la fatiga adrenal y por último el agotamiento.

Cuando esto sucede, con estrés o sin estrés, tu cuerpo no tiene la energía que necesita para responder.

Cuando las glándulas suprarrenales están agotadas y con exceso de trabajo, pierden su capacidad de regular las hormonas del estrés. A menos que hayas nacido con una salud comprometida, este tipo de agotamiento suele tardar años en dar la cara pero hay que extremar la vigilancia y cuidado de nuestra inmunidad pues la fatiga suprarrenal puede derivar, si no se trata a tiempo, en la Enfermedad de Addison.

Algo que debemos tener muuuuuy en cuenta son los bajones de azúcar en sangre. El cortisol hace que la glucosa de nuestro cuerpo esté estable. Por ejemplo, cuando te saltas comidas menudo (nada recomendable) , tu cuerpo se apresura a mantener el azúcar en sangre estable, y esto eleva tu necesidad de hormonas del estrés….Tu cortisol sube y da la señal al hígado de liberar el azúcar almacenado, llamado glucógeno, para así poder estabilizar el azúcar en la sangre. También el cortisol es muy importante para desinflamar. Pero la solución no es una dieta alta en azúcar, pues las hormonas del estrés aumentan cuando las comidas están llenas de azúcar y carbohidratos refinados.

Si no mantenemos unos niveles adecuados de cortisol, podremos tener no solo cansancio, sino problemas con el azúcar en la sangre, inflamaciones crónicas y una tendencia a un sistema inmunologico sobre-activo, el cual se manifiesta en alergias y en condiciones mas severas como enfermedades auto-inmunes.

¿Y qué pasa cuando, además, tenemos una tiroiditis de Hashimoto? Pues ya sabéis…tiroxina al canto! El famoso Eutirox es lo único que parece estar establecido como protocolo único en España. Pero si leéis con atención su prospecto aparece: “es necesario tener buena función de los adrenales antes de tomar el medicamento” Ya… ¿algún endocrino os ha advertido de esta contraindicación alguna vez?

Una persona con con hipotiroidismo (la tiroiditis de Hashimoto fluctúa entre hipo e hipertiroidismo) tiene poca energía y muy bajo metabolismo por lo que sus adrenales están sobreactuadas para tratar de mantener la energía más estable. Al tomar el Eutirox se acelera artificialmente el metabolismo y esto ocasiona que las glándulas suprarrenales trabajan forzadas para ponerse a la par. Esto vuelve a ser otro problema. Por eso es tan importante trabajar de forma integral u holística nuestra salud. Somos como un ovillo al que hay que ir tirando del hilo poco a poco y sin enredos. Vamos a ir punto por punto:

PRUEBAS CASERAS PARA SABER SI TIENES FATIGA SUPRARRENAL

Si tienes algunos síntomas y quieres estar mas seguro/a que el problema son los adrenales, hay 4 pruebas sencillas que puedes hacer en tu casa, si salen negativas no quiere decir que no tengas fatiga de adrenales, sino que puede ser leve, pero si salen positivos con mas certeza apuntan a esa condición.

En esta web sobre hipotiroidismo ( www.hypotiroidismo.blogspot.com ), que os recomiendo muchísimo, recomiendan estas pruebas:

1/ Tomarse la temperatura, 3 veces al día, comenzando 3 horas después de levantarte, durante 5 días seguidos, sacar un estimado de la temperatura del día y compararlos. Temperaturas muy inestables, que fluctúan mas de 2 ó 3  grados es síntoma de fatiga de adrenales.  Si fluctúan y están bajas, por debajo de 37.0  necesitan ayuda los adrenales y también la tiroides, si están estables pero bajas, entonces los adrenales están bastante bien, solo necesita ayuda la tiroides.

(Para los que están en tratamiento de adrenales o de hipotiroidismo, el anterior método de tomar temperaturas es ideal para saber si están en la dosis correcta).

2/ En un cuarto oscuro, mirando de frente a un espejo, poner una luz de una linterna a un lado de la cara a la altura de los ojos por un minuto, mira las pupilas, se contraen y  se quedan así, pero en la persona con problemas de adrenales la pupila se contrae y dilata y no se puede quedar contraída.
Cuando los adrenales están saludables las pupilas se contraen y se mantienen así, pero cuando hay cansancio de los adrenales, se contraen pero después de 30 segundos o menos se vuelven a dilatar. Esto sucede porque en la mayoría de casos de insuficiencia en los adrenales pueden también estar  bajos los niveles de aldosterona, ocasionando un sodio bajo y abundancia de potasio, y este desequilibrio ocasiona debilidad en el músculo esfínter del ojo, que ayuda a contraer la pupila.  (Cuando la aldosterona esta baja, el cuerpo desecha mucha orina y sal (sodio), y por esto muchos pacientes acusan el deseo de comer alimentos con sal  y se levantan con frecuencia a orinar por las noches).

3/ Estando sentado o acostado durante al  menos 5 minutos, tomarse la tensión arterial, inmediatamente levantarse y tomársela otra vez (el brazo donde se toma la tensión siempre debe estar, aproximadamente, a la altura del corazón) si al levantarse de posición, la sistólica (el numero mas alto) se baja de valor o decrece, lo mas seguro es que hay problema con los adrenales. (Con función normal de los adrenales subiría la presión sanguínea unos 10 puntos cuando te levantes, para que llegue suficiente sangre al cerebro).  Es aconsejable hacer este test varias veces durante el día, especialmente en la mañana y la noche, pues en algunos momentos los adrenales pueden responder bien y en otros no.

4/ Salir bajo un sol fuerte, o hacer que alguien te alumbre con una linterna en la cara, si la luz te molesta o eres sensible a ella puede ser por deficiencia en los adrenales por las mismas razones del test # 2, y si te produce dolor de cabeza aún con mas razón.

Bueno, ¿lo tenemos un pelín más claro? Si no es así no os preocupéis que hablaremos en más ocasiones sobre el tema puesto que cada vez trato a más gente con este problema y yo misma lo he sufrido en carne propia. ¡Cómo os entiendo!

CAMINANDO HACIA LA SALUD SUPRARRENAL. RECOMENDACIONES:

  • Alimentación saludable (ecológica, integral, proteínas de calidad, control de azúcar, ácidos grasos esenciales, porcentaje alto en crudos, alimentos-medicamento, carbohidratos de asimilación lenta, control de histamina, control de oxalatos, nada de soja, nada de lácteos, nada de gluten…) podéis ver como trabajo en mis protocolos nutricionales AQUÍ estaré encantada de ayudarte.
  • Ejercicio suave y moderado (la ejercitación intensa sube los niveles de cortisol)
  • Relajación para liberarnos del estrés (Yoga, baile, natación, meditación)
  • Cambio de vida. Ser más consciente de lo esencial, de lo que nos complementa, de donde queremos estar, de qué queremos Ser, a dónde queremos llegar, lo que nos hace libres y en definitiva felices.
  • Acostarse temprano. Las 22:00h son una buena hora para irse a dormir.  El cuerpo necesita del sueño para repararse y recuperar fuerzas, y las adrenales descansan entre 11pm-5am cuando comienzan nuevamente a producir el cortisol del día.
  • Sonreir. Todo tiene solución si no volvemos a repetir todo lo que nos ha traído hasta aquí.

ALGUNOS SUPLEMENTOS QUE TE AYUDARÁN

  • Eleutherococo (Ginseng Siberiano) – Hierba adaptogena (no estimulante) que ayuda a regular el cortisol y a responder mejor ante la fatiga y el estrés.
  • Magnesio: Se toma antes de acostarse para combatir el insonmio nervioso.
  • Zinc: Niveles bajos de este mineral influyen negativamente en la fatiga.
  • NADH: Está considerado el antioxidante más eficaz. Aumenta la producción de energía celular.
  • Rhodiola Rosea: Disminuye la cantidad de catecolaminas y corticosteroides liberados por las glándulas suprarrenales durante el estrés.
  • Coleus: Estimula los receptores suprarrenales. Y aumenta los niveles de AMP en las células.
  • DHA: Los ácidos grasos omega 3 ayudan a regular nuestras hormonas y nos protegen del daño oxidativo.
  • Maca: Esta raíz peruana nos regula hormonalmente y nos da la energía necesaria para emprender el día. Nunca se debe tomar por la noche.
  • Ashwagandha: Fortalece el sistema nervioso y las glándulas suprarrenales.
  • Ácido lipoico: Elimina los metales pesados. Ayuda contra la resistencia a la insulina. Metaboliza los carbohidratos y regenera el hígado.
  • Selenio: Ayuda a bajar los anticuerpos. Muy eficaz en trastornos autoinmunes. Control de ansiedad.
  • Vitamina D: Fundamental!! Tomar más cantidad del rango normal.
  • L-Carnitina: Sin ella no hay energía ni se combaten eficazmente los depósitos grasos.

 

Estas recomendaciones parten de mi experiencia personal y profesional como especialista en Medicina Natural.

Si tienes problemas de salud específicos te recomiendo que te pongas en manos de un profesional de medicina funcional para que personalice y adapte todo el protocolo. 

De ésto también se sale!