En este caldo se unen dos recetas que me gustan mucho: las sopas de miso y la escalivada!! De nuevo es una receta sencilla en la elaboración pero que exige una despensa pro-salud un tanto especial…nunca me cansaré de recalcar la importancia de los alimentos-medicamento!!

Puede que penséis que con los tiempos que corren no estamos para gastos extra ni en alimentación…y que este tipo de nutrición terapéutica es elitista y demasiado cara…os demostraré que no 😉

Cuando vayáis a la compra (si la hacéis una vez por semana y con lista cerrada se gasta un poco menos peeeeero…) llenad el carro o la cesta de la compra con vuestros productos habituales, caprichos y apetencias del día (siempre los hay no digáis que no). Ya en casa con el ticket de la compra delante y los productos sobre la mesa de la cocina repasa lo comprado y piensa en qué te beneficia y si lo necesitas realmente. Seguro que hay un porcentaje muy alto de cosas que no solo podríais prescindir de ellas por ser un gasto innecesario (lácteos, carnes y derivados cárnicos, repostería y panadería industrial, conservas de pescado, platos pre-cocinados…) sino que además son muy dañinas y solo os reportarán problemas de salud de todo tipo.
Ahora intenta pensar en lo poco que necesitamos para comer (reducir la ingesta de calorías hace que ganemos años de vida) Alimentarse no es lo mismo que nutrirse y somos lo que asimilamos NO lo que comemos…
Desde este punto de vista visualiza un carro de la compra con frutas y verduras, alguna legumbre, cereales sin gluten, frutos secos y semillas, algún alga, un aceite de buena calidad, y uno o dos super-alimentos al mes como : miso, maca, kudzu, cacao puro, levadura nutricional, cáñamo, moringa…¿Apostamos a que ese carro es más barato que el anterior?

No hace falta comprar toda una despensa-botica de una sola vez sino ir incluyendo alimentos interesantes por temporadas. Así el gasto es más pequeño y daremos a nuestras células todo lo necesario.

Pues esta es una de esas receta en las que descubrirás ingredientes maravillosos para tu salud. Así que atentos…



Ingredientes: (los ingredientes deben ser de origen biológico)

  • 2 berenjenas
  • 2 pimientos rojos
  • 2 cebollas
  • 40 ml de aceite de oliva
  • 1 cabeza de ajos
  • pimienta negra
  • romero
  • 2 cuch/s de lecitina de soja 
  • 2 cuch/s de levadura nutricional
  • 3 cuch/s de copos de teff 
  • 3 cuch/s de miso blanco no pasteurizado
  • 2 litros de agua no clorada
 
Preparación: 
 
Se precalienta el horno a 180ºC. Se colocan las berenjenas, los pimientos, las cebollas y ajos pelados en una bandeja de horno forrada con papel de hornear. Se pondrá la bandeja en la parte media del horno con fuego arriba y abajo. A los 25 min. damos la vuelta a los ingredientes y apagamos al pasar unos 40 min. comprobando que están hechos.

Sacamos del horno y envolvemos por separado, y con papel de periódico, las hortalizas para que reposen unos 20 min .Mientras calentamos el agua.

Pelamos las berenjenas y pimientos quitando bien las semillas. Cortamos en tiras las hortalizas y las colocamos en una fuente junto a los ajos picados.Echamos el aceite de oliva regando bien todo. Ponemos un poco de romero y pimienta negra. Tapamos la fuente con film de plástico.

Cuando el agua esté en plena ebullición apagamos el fuego y echamos dentro la lecitina de soja, el miso, la levadura nutricional y los copos de teff. Tapamos la olla y a los 10 min podemos introducir los demás ingredientes.

Es importante que tanto el miso, como la levadura nutricional, como la lecitina de soja, no se cocinen para que no pierdan propiedades, por eso se apaga el fuego y se incorporan al final.